Guinea Ecuatorial Press quiere enviarle la actualidad informativa en su dispositivo

No gracias
Aceptar
sáb. 22 junio, 11:14
Español
Español
Inglés
Francés
Portugués

Discurso del Presidente en la apertura del Segundo Periodo Ordinario de Sesiones de la Cámara de Representantes del Pueblo

septiembre 03, 2011
Noticias

S. E. Obiang Nguema Mbasogo hizo alusión a la necesidad de llevar a cabo la Reforma Constitucional, para la cual auguró un total apoyo popular. Reproducimos la mayor parte del discurso que el Presidente pronunció ayer para los parlamentarios y el pueblo de Guinea Ecuatorial.

Con motivo de la solemne apertura del Segundo Periodo Ordinario de Sesiones de la Cámara de Representantes del Pueblo, correspondiente al año 2011, el Jefe del Estado ecuatoguineano y Presidente en funciones de la Unión Africana se dirigió a  los presentes y a todo el pueblo de Guinea Ecuatorial, con un discurso en el que valoró la importancia del trabajo parlamentario: “Personalmente, siempre nos hemos sentido complacidos de compartir con la Cámara de los Representantes del Pueblo las inquietudes y preocupaciones que a diario se presentan a nuestra sociedad, a fin de encontrar, en consenso, las soluciones que satisfagan al pueblo de Guinea Ecuatorial”, comenzó diciendo el Presidente que, rápidamente, aludió a las reformas planteadas en la Constitución: “Por una parte, Guinea Ecuatorial debe consolidar la democracia nacional a través de innovaciones que implican amplias libertades del pueblo y una mayor responsabilidad de las instituciones, autoridades y de las personas jurídicas que operan en el país, de cara a la futura dimensión de su desarrollo.

Por otra parte, es incuestionable que el futuro desarrollo que espera nuestro país nos conducirá inevitablemente, en un futuro próximo, a la condición de un país desarrollado. En ambos casos, el pueblo de Guinea Ecuatorial está interpelado para hacer gala de su yo social, patriotismo, de su nacionalismo y de su espíritu cívico y social, para presentarse como país desarrollado con honor y dignidad ante la comunidad internacional”, manifestó S. E. Obiang Nguema Mbasogo.

También, el Jefe del Estado hizo referencia al estado de la economía y a la crisis nacional, diciendo que “no hemos de olvidar la crisis económica del pasado reciente por el hecho de que nos sonría la actual bonanza de la producción petrolera, ya que, como siempre hemos dicho, el petróleo es un bien perecedero y su uso inadecuado puede causarnos una desilusión fantasiosa. El Presupuesto General del Estado, objeto de esta Sesión Parlamentaria, es un instrumento que debe reflejar el espíritu de la justicia distributiva, la transparencia en la atribución del gasto público y en las operaciones de recaudaciones impositivas”.

Igualmente, el Presidente hizo alusión a las prioridades que deben tenerse en cuenta en el gasto: “No debemos olvidar que hay preferencias en el desarrollo de determinantes sectores que son básicos para la vida del pueblo y el desarrollo de la nación, como son la sanidad, la vivienda y el agua potable; o también el desarrollo de las infraestructuras de base como puertos, aeropuertos, carreteras, las telecomunicaciones, la electricidad, así como los sectores productivos, capaces de sustituir a la industria petrolífera, tales como la agricultura, ganadería y la industrialización de la producción nacional”.

Asimismo, Obiang Nguema recordó la necesidad de potenciar nuevas actividades económicas: “El turismo y el comercio, actividades propias del sector privado, constituyen sectores potenciales de la economía de nuestro país que deben recibir el apoyo de las instituciones financieras con un respaldo de los fondos presupuestarios del Estado. La diversificación de la economía del país no solamente satisfará las necesidades de la vida del pueblo, sino que nos aportará un incremento de los ingresos al Tesoro Público para el mantenimiento de los servicios oficiales”.

Una vez más, el Presidente volvió a recordar la importancia de mantener la independencia y la unión: “Los ecuatoguineanos debemos caminar unidos, solidariamente cogidos de las manos, para elevar juntos el nivel de vida de nuestra nación. El colonialismo imperó durante doscientos años en nuestro país y no dejó rasgo de ninguna infraestructura económica ni social que sirviera de respaldo a nuestros esfuerzos para desarrollar el país, sin embargo, tras cuarenta y tres años de la independencia nacional, con aciertos y desaciertos, estamos conduciendo a nuestro país por los derroteros de la paz, la libertad, el desarrollo y la dignidad. Esta labor ha sido de los propios ecuatoguineanos que actúan hoy a través de las instituciones legales establecidas por el Estado, trabajando en solidaridad y con una unidad de criterios”.

En su discurso, el Presidente volvió a hacer referencia a la necesidad de evolucionar democráticamente, y de nuevo aludió a la reforma constitucional: “Nuestra democracia nacional reconoce el multipartidismo como sistema que garantiza las libertades individuales y colectivas, y el Estado protege estos derechos a través de las instituciones oficiales legalmente reconocidas, de las organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, que gozan del derecho de intervenir y fiscalizar las acciones del Gobierno. A pesar de todo ello, siempre hemos reconocido que no somos perfectos, sino perfectibles. En este sentido, creemos que nuestro sistema político puede perfeccionarse más, para satisfacer ampliamente las ambiciones del pueblo de Guinea Ecuatorial.

Siempre actuando en el espíritu de los postulados nacionales del invocado himno nacional de Guinea Ecuatorial, hemos creído conveniente proponer al pueblo de Guinea Ecuatorial una reforma profunda de la Ley Fundamental de nuestro país, a fin de adaptarla a las nuevas dimensiones de desarrollo a las que se está proyectando nuestro país en un futuro muy próximo.

Dicha Reforma, que calificamos como proceso revolucionario, no solamente garantiza el equilibrio político de la nación, sino que, además, impone la rigidez y los controles necesarios en el funcionamiento de los órganos del Estado, sus autoridades y los operadores económicos; impone la disciplina económica y financiera a los órganos correspondientes y vela para que la justicia se administre con equidad e imparcialidad”, continuó el Jefe del Estado. “En general, el objetivo de la Reforma es consolidar el estado de derecho, la buena gobernabilidad y el amplio respeto de los derechos humanos a fin de posibilitar la integración de Guinea Ecuatorial al club de los países desarrollados”.

Obiang Nguema Mbasogo también aludió a la recientemente finalizada gira por la Región Continental para explicar los pormenores de esta Reforma, y vaticinó que la misma “recibirá la aprobación del cien por ciento de la población de Guinea Ecuatorial.

Cabe advertir que la Reforma Constitucional que se propone conllevará un enorme esfuerzo legislativo, para hacer operativas las nuevas instituciones y órganos incorporados, lo cual exigirá cordura, pragmatismo, nacionalismo, patriotismo, así como la visión y el espíritu democrático y liberal de los autores”, dijo el Presidente. “Confiamos en que el Gobierno y la Cámara de Representantes del Pueblo, como detentores de la iniciativa legislativa, emplearán todos sus conocimientos, habilidades y experiencias para la rápida adopción de las disposiciones legislativas y reglamentarias que sean necesarias para la operatividad de la nueva Ley Fundamental”.

Asimismo, recordó la reciente Cumbre de la Unión Africana, celebrada en Malabo: “Estamos luchando para mejorar la imagen de marca de la República de Guinea Ecuatorial, la cual ha alcanzado un nivel considerable desde que asumimos la presidencia de la Unión Africana, y ha elevado internacionalmente el prestigio de nuestro país. La Cumbre de Sipopo ha enviado el mensaje al mundo de que África existe y tiene principios propios, como lo acaba de demostrar con la reciente Conferencia de Donantes, organizada bajo nuestro auspicio para socorrer a la víctimas del Cuerno de África afectadas por la hambruna y la severa sequía; en la que África ha reaccionado como un bloque sólido para aportar más de 400 millones de dólares USA, demostrando así que es capaz de asumir sus propias contingencias”.

Finalmente, S. E. Obiang Nguema Mbasogo recordó el principio básico y fundamental de mantener la paz en el país: “Toda esta programación tiene como corolario final conseguir la estabilidad política y social de la nación, el bienestar, la paz y la prosperidad de la República de Guinea Ecuatorial, como condiciones indispensables que garantizan el desarrollo armonioso de nuestro país. Esta paz, que se resalta en nuestra enseña nacional con letras de oro, es el resultado de la aportación individual y colectiva diaria al bienestar del conjunto de la nación, y debe ser defendida por todos nuestros compatriotas, quienes deben unirse en un solo bloque para contribuir, cada uno en la medida de sus posibilidades y responsabilidades, en la tareas del desarrollo del Estado de la República de Guinea Ecuatorial”.

El Presidente terminó solicitando a los parlamentarios que “unidos por los sentimientos patrióticos de trabajar por la paz, justicia y bienestar del pueblo de Guinea Ecuatorial, se consagren en esta sesión en los grandes lineamientos que deben servir de marco de actuación a las autoridades ejecutivas y al pueblo de Guinea Ecuatorial para el mejor desarrollo económico y social de nuestro país”.

Texto: María Jesús Nsang Nguema.

Fotos: Miguel Mba. 

Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial (Prensa Presidencial).