Guinea Ecuatorial Press quiere enviarle la actualidad informativa en su dispositivo

No gracias
Aceptar
mar. 16 julio, 17:18
Español
Español
Inglés
Francés
Portugués

Empoderar a las niñas: la clave para erradicar el sida a través de la educación y los derechos a la salud

junio 15, 2024
África

Hoy celebramos el Día Internacional del Niño Africano en circunstancias difíciles, en las que nuestras comunidades y países se enfrentan a múltiples crisis. Si bien hemos logrado varios avances, todavía hay numerosas barreras que impiden que los niños y las niñas de África alcancen sus derechos y vivan plenamente sus vidas.

A pesar de los avances de las últimas décadas, se estima que el 58% de los niños y las niñas en edad de cursar el nivel secundario superior en el África Subsahariana no asisten a la escuela. En África Central y Occidental, solo el 65% de las niñas y el 69% de los niños terminan la escuela primaria, menos niñas que niños terminan la escuela y esta brecha aumenta con la edad. Al mismo tiempo, 1 de cada 4 adolescentes femeninas, y casi 1 de cada 5 adolescentes masculinos, no reciben ningún tipo de educación o formación formal.

Nuestra región enfrenta una crisis con la tasa de natalidad más alta del mundo: un asombroso 33% de las mujeres dan a luz antes de cumplir los 18 años, y un 3,5% antes de cumplir los 15. El matrimonio infantil es rampante, con más de una de cada siete niñas casadas antes de los 14 años, y se eleva a tres de cada diez en ciertos países. Es alarmante que solo el 15% de las mujeres jóvenes de entre 15 y 24 años, o sus parejas, utilicen anticonceptivos modernos. Esta falta de acceso a la salud reproductiva agrava los problemas, ya que casi la mitad de las adolescentes y más de un tercio de los adolescentes justifican sorprendentemente que se golpee a sus esposas. El flagelo de la mutilación genital femenina también persiste, y su prevalencia entre las niñas de 15 a 19 años oscila drásticamente entre menos del 1% y más del 90% en toda la región. Estas crudas realidades exigen atención y acción urgentes.

Estas sombrías estadísticas reflejan las vidas destrozadas de las niñas cuyo potencial se ve sofocado y su futuro descarrilado. Muchos nunca regresarán a la escuela, atrapados en trabajos mal remunerados y perpetuando la pobreza de sus hijos. Mantener a las niñas en la escuela es un desafío crítico que exige inversiones urgentes. Las mujeres educadas son más saludables, tienen ingresos más altos, se casan más tarde y contribuyen a la salud y la educación de sus familias. Estos factores combinados pueden sacar a millones de personas de la pobreza. La educación también es crucial para combatir las altas tasas de VIH entre las adolescentes y las mujeres jóvenes. Es hora de renovar nuestro compromiso con esta causa.

Aunque las nuevas infecciones por el VIH han disminuido en todo el mundo, la epidemia sigue afectando de manera desproporcionada a las adolescentes y las mujeres jóvenes, especialmente en África.

Las adolescentes y las mujeres (de 15 a 49 años de edad), que representaron el 43% de las nuevas infecciones por VIH en la región, en 2022, continúan enfrentándose a barreras legales y sociales, como las limitaciones de la edad de consentimiento para acceder a las pruebas de VIH. Estas barreras dificultan su acceso a servicios contra el VIH, y a otros servicios vitales, incluidos los servicios contra la violencia de género, y los esfuerzos para reducir el estigma y la discriminación.

En la actualidad, 4,8 millones de personas viven con VIH en la región de África Central y Occidental, y más de una cuarta parte (26%) de todos(as) los(as) niños(as) seropositivos(as) de todo el mundo residen en esta región. Además, un asombroso 38% de las nuevas infecciones en niños(as) ocurren dentro de esta región.


Nuestra evidencia muestra que cuando se mantiene a una niña en la escuela secundaria, se puede reducir su riesgo de contraer el VIH hasta en un 50% en algunos países. La educación es un factor protector contra el matrimonio infantil y precoz, los embarazos no deseados en la adolescencia, la violencia, así como el estigma y la discriminación relacionados con el género.

El Compromiso de la Región de África Central y Occidental, respaldado por los Ministerios de Educación y Salud en 2023, visualiza un África Subsahariana en la que se logren resultados positivos en materia de salud, educación e igualdad de género para adolescentes y jóvenes. Su objetivo es mejorar los resultados de la población de jóvenes en materia de salud y educación, mediante la mejora de la abogacía, el establecimiento de un marco normativo, el fortalecimiento de los mecanismos de coordinación, el fomento de la colaboración entre los sectores de educación y salud, y la movilización de donantes en torno a una agenda común, con la presentación de informes periódicos sobre los objetivos acordados para garantizar una implementación consistente.


Con motivo del primer aniversario del Compromiso de la Región de África Central y Occidental, es encomiable que la Unión Africana haya designado 2024 como el año que se centrará en la educación para el continente.


Cinco organismos de las Naciones Unidas (ONUSIDA, UNESCO, UNFPA, UNICEF y ONU Mujeres) están trabajando con los gobiernos, la Unión Africana, la sociedad civil, las redes de mujeres y niñas, y los asociados para el desarrollo, a través de la Iniciativa Educación Plus, para realizar esfuerzos deliberados para invertir en la educación de las adolescentes, y en programas de transición de la escuela al trabajo para reducir su riesgo de contraer el VIH/sida, y asegurar un futuro económicamente independiente.

Al celebrar el Día Internacional del Niño Africano, unámonos para garantizar el derecho de todos los niños y niñas a la educación, y a un futuro mejor. No debemos fallar a nuestra juventud. Debemos invertir en sus vidas y proteger sus derechos. Invertir en educación no se trata solo de acabar con la pobreza y las brechas de género; se trata de dar a cada niño y niña la oportunidad de prosperar, y ayudarnos a todos a luchar contra el sida para el año 2030.

Fuente: Berthilde Gahongayire es la Directora Regional para África Central y Occidental, del Programa Conjunto de las Naciones Unidas para poner fin al Sida (ONUSIDA)

Traducido al español por: Roberto A. Flores Reyna, Representante y Director de País de ONUSIDA, Guinea Ecuatorial

Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial

 

Aviso: La reproducción total o parcial de este artículo o de las imágenes que lo acompañen debe hacerse, siempre y en todo lugar, con la mención de la fuente de origen de la misma (Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial).