Guinea Ecuatorial Press quiere enviarle la actualidad informativa en su dispositivo

No gracias
Aceptar
vie. 14 junio, 14:21
Español
Español
Inglés
Francés
Portugués

El diputado francés Didier Julia desvela algunas de las claves desconocidas sobre la polémica del Premio Unesco-Obiang

julio 11, 2010
Noticias Presidencia

En su artículo “Lettre ouverte à… ceux qui peignent les anges en noir, publicado en el periódico La Nouvele Economíe, el Diputado francés Didier Julia ofrece su interpretación sobre algunas de las verdaderas razones que han motivado la polémica por el Premio Unesco-Obiang. Para el político galo, el hecho de que nadie protestase en el año 2008 cuando se creó este premio, y que sea dos años después, en el momento en que va a ser entregado, cuando surge la polémica, encierra algunas explicaciones silenciadas hasta ahora. Igualmente, Didier Julia se cuestiona el auténtico papel de las ONGs en este tema.

Didier Julia, Diputado de Seine y Marne por el partido L'Union pour un mouvement populaire (UMP), es el autor del artículo « Carta abierta »... A los que pintan los ángeles de negro », publicado en el periodico francés La Nouvele Economie, en el cual se plantea las auténticas razones de la polémica creada por algunas ONG´s ante la entrega del Premio Unesco-Obiang.
 
Didier Julia se pregunta cómo es posible que en el año 2008, cuando en el seno de la Unesco fue aprobado por unanimidad la creación de este premio, ninguna voz se alzase en contra del mismo, pese a que la resolución fue publicada por la entidad y publicitada a nivel internacional. Su respuesta para ello se encuentra en el hecho de que la directiva de la Unesco, por entonces, pertenecía a Japón, un país con fuerte influencia en la entidad debido, entre otras cosas, a su importante aportación financiera a la misma. Para Julia, la campaña de acoso y derribo emprendida dos años después de la creación de este premio por determinadas Ong´s y lobbies internacionales, no sólo oculta la habitual visión discriminatoria hacia los países de África, sino que también contiene claros prejuicios hacia el país de origen de la actual directora, Bulgaria, en relación con su pasado y por ser un contribuyente mucho más modesto de la Unesco que lo era Japón.
Didier Julia también recuerda que  « En los casos de un Jefe de Estado africano, sólo se ve la dictadura, la corrupción, la falta de respeto a los derechos humanos, el despotismo, y no los aspectos positivos de la evolución del país”, y se cuestiona si las Organizaciones No Gubernamentales, a las que denomina “nuevos templarios” del siglo XXI” en esta polémica no están atendiendo más a sus propios intereses mediáticos y financieros que a un auténtico altruismo universal.
 
Finalmente, el Diputado francés también recuerda que, en esta polémica, nadie se ha preocupado por los derechos de los científicos candidatos a este premio que ya han realizado una inversión para poder conseguir la financiación que les ayudaría tremendamente en su trabajo.
 
A continuación, reproducimos el texto completo en español de este artículo, que adjuntamos también con esta noticia.
 
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial
 
 
 
Carta abierta… A los que pintan los ángeles de negro
 
Algunas fuentes cercanas a la Unesco sostienen que la actual Directora General de la entidad habría sido “amenazada” con perder su trabajo si permite que se conceda el premio Unesco-Obiang Nguema.
 
¿Por qué esta hostilidad hacia el Premio Internacional de la UNESCO?  
 
Para comprenderla, hay que remontarse a octubre de 2008. Los representantes de los 58  Estados miembros de Ejecutivo de la UNESCO aprobaron por consenso la propuesta realizada a la organización por el presidente de Guinea Ecuatorial. Así se creó el Premio Obiang, dotado con 3 millones de dólares  para financiar la investigación en ciencias de la vida.  La virulencia del debate actual en torno a la personalidad del donante de este premio conduce a un interrogante: ¿Cómo es que la decisión del consejo de 2008 ha pasado inadvertida hasta ahora?. ¿Es una coincidencia?.
 
Coincidencia o no, lo que está claro es que la decisión de crear este premio no causó entonces revuelo. Dos años más tarde, el debate actual plantea interrogantes sobre la razones de esta inversión.
 
La
combinación de tres realidades permite analizar el asunto con mayor claridad: En 2008, cuando se crea el premio, Japón, que es uno los principales contribuyentes financieros a la Unesco, mantenía asegurada la Dirección General de la Unesco; hoy en día, la Organización está dirigida por Irina Bokova, representante de Bulgaria. Algunas influencias silenciadas podrían explicar la calma que rodeó a la creación de este premio y el malestar que provoca en la actualidad.
 
En efecto, Japón ofrece la mayor contribución a la Unesco tras la retirada de los Estados Unidos (1984), que aunque ahora ya ha regresado a la institución ya no contribuye al 25% del presupuesto, como sucedía en el pasado. Pero, de hecho, la Unesco concede a sus donantes más generosos un peso particular, no oficial, que podría considerarse incluso como una especie de "inmunidad", algo que influyó en la aprobación de una enmienda conocida como “Enmienda Japón”, según la cual los miembros del Consejo son representantes de los Estados, y ya no se sientan a título personal
.
 
Tal vez esto explica por qué la decisión de crear el precio de Obiang, con el apoyo del entonces director, Sr. Koichiro Matsuura, no dio lugar a las protestas de las ONG, científicos, etc.
 
Bulgaria, que alcanzó la independencia tras la disolución de la URSS, y que se unió a la Unión Europea, sigue siendo víctima de prejuicios en relación con su pasado y mantiene su debilidad política en la Unesco, por ser un contribuyente modesto. Estos prejuicios sobre el país de origen de la Directora General, y los compromisos que podría ejecutar durante su elección, la convierten en un blanco fácil para los críticos del premio, acusándola de que sus objetivos tal vez no responden a los principios universales promovidos por la Unesco o la credibilidad de la institución.
 
¿Qué motivos están detrás de la nueva oposición?.
 
Como dicen los españoles: "Al perro flaco todo son pulgas";  En los casos de un Jefe de Estado africano, sólo se ve la dictadura, la corrupción, la falta de respeto a los derechos humanos, el despotismo, y no los aspectos positivos de la evolución del país. Por lo tanto, no es sorprendente que las organizaciones no gubernamentales (Global Witness, Human Rights Watch, Sherpa ...), asociaciones de científicos, antiguos ganadores de la UNESCO o premios Nóbeles, se manifiesten contra el Premio Obiang. ¿Pero por qué tan tarde y no cuando el precio fue creado?.
 
A un observador objetivo no le será fácil entender como el acto administrativo de creación del Premio es menos criticado que el proyecto de adjudicación, si se juzga por el  número de artículos de prensa publicados recientemente. Sin lugar a dudas, las hipótesis esbozadas sobre el peso específico de los dos países en la dirección de la organización son una explicación.
 
Pero también habría que interrogarse por los motivos que mueven a las ONGs, los nuevos “templarios” del siglo XXI que sin duda ejercen un liderazgo, pero no están sujetos a la autoridad de un Papa, y cuya moralidad quizá no es tan transparente como parece. Algunas organizaciones no gubernamentales parecen  obedecer más a sus propios intereses (mediáticos y financieros) que a un altruismo universal (1). Y como señala mi colega, el diputado Bernard Carayon  (2), habría que interrogarse sobre sus vínculos con ciertos Gobiernos y fondos de cobertura.
 
¿Quién se preocupa por los derechos de los candidatos para el premio?.
 
Volviendo al terreno jurídico, la decisión del Consejo Ejecutivo creó expectativas, pero también derechos para los candidatos al Premio. ¿A quién le importa la defensa de los mismos? Lo más probable es que nadie haya pensado en ellos. Con la excusa de defender la democracia en Guinea Ecuatorial, los críticos del premio pueden sancionar, sin medir las consecuencias, a los beneficiarios de un premio potencial que ha sido incautado, pero en que ellos han invertido para preparar los dossieres de candidatura y participar.

¿Hay que castigar a los solicitantes y al donante? Es evidente que las organizaciones no gubernamentales que se revelan contra el premio no están obligadas a defender a aquellos que buscan una financiación legalmente aprobada por el Consejo Ejecutivo.
 
¿La Unesco debe ceder a las críticas y anular la entrega del Premio? Y si lo hace, ¿Qué principio universal es el que impera, y cual sería la credibilidad de las decisiones de la Unesco?.
 
Tal y como indicó la directora general, el jurado de entrega del precio Obiang se reunió el 18 y 19 de mayo de 2010, lo que significa que ya había participantes para ese premio. ¿Quién defiende los derechos de estos participantes?.

(1) Albert Duvillard, "El río revuelto de las organizaciones no gubernamentales", Le Point, 30 de julio de 2009.
(2) Bernard Carayon, "Las organizaciones no gubernamentales, su influencia", Le Figaro, 29 de octubre de 2009.
 
Le nouvel Economiste - n°1529 - Du 8 au 14 juillet 2010 - Hebdomadaire
Didier Julia (Député de Seine etMarne,vice-président dugroupe parlementaired'amitié France-Guinée équatoriale)