Guinea Ecuatorial Press quiere enviarle la actualidad informativa en su dispositivo

No gracias
Aceptar
mié. 17 abril, 19:59
Español
Español
Inglés
Francés
Portugués

Mensaje para el Día Internacional de Cero Discriminación hacia las personas que viven con el VH-SIDA

febrero 29, 2024
Noticias

Con el eslogan: Proteger la salud de todos significa proteger los derechos de todos, Berthilde Gahongayire, Directora Regional de ONUSIDA para África Occidental y Central, ha recordado esta fecha para poner de relieve los problemas relacionados con la discriminación y combatirlos.

El 1 de marzo de cada año se celebra el Día de la Cero Discriminación hacia las personas que viven con el VIH-SIDA. Este día se creó con el fin de acentuar los problemas relativos a la discriminación y la lucha contra ellos. No se trata exclusivamente de promover el rechazo de la discriminación contra las personas que viven con VIH/SIDA o pacientes con SIDA; más bien, es un llamado a todas las personas en todo el mundo para que promuevan y celebren los derechos de todas las personas a vivir con dignidad, independientemente de su apariencia, origen u orientación sexual, dijo Berthilde Gahongayire.

También recordó que cada año, por estas fechas, se celebra el derecho de todas las personas a vivir una vida plena y productiva con dignidad. El Día de la Cero Discriminación se centra en las oportunidades para informar al público y promover la inclusión, la compasión, la paz y, sobre todo, el impulso para el cambio. Crea un movimiento de solidaridad internacional para poner fin a todas las formas de discriminación.

Este año es el décimo aniversario del Día de la Cero Discriminación: “Hemos elegido celebrar este décimo aniversario bajo el lema: ‘Proteger la salud es proteger los derechos humanos’, porque creemos que podemos acabar con el SIDA si se protegen los derechos de todos. El mundo ha dado grandes pasos hacia el objetivo de poner fin al sida como amenaza para la salud pública para 2030. Este progreso se ha visto impulsado por los avances en la protección de los derechos humanos. Hasta la fecha, treinta y ocho países se han comprometido a poner fin al estigma y la discriminación relacionados con el VIH”.

A pesar de estos avances, y para que el mundo cumpla su promesa de poner fin al sida para 2030, es necesario tomar medidas urgentes para avanzar en la protección de los derechos humanos de todas las personas, en todas partes. Cada semana de 2022, 4.000 adolescentes y mujeres jóvenes de entre 15 y 24 años se infectaron con el VIH en todo el mundo, en gran parte porque no se respetan sus derechos. Cuando se hacen realidad los derechos de las niñas a la educación y al empoderamiento, su vulnerabilidad al VIH se reduce significativamente.

Este retroceso global que estamos viendo hoy en los derechos y la salud de las mujeres no es solo una amenaza para la libertad, sino también una amenaza para la salud de todos. Las leyes, políticas y prácticas que castigan, discriminan y estigmatizan a las mujeres y las niñas, a las personas que viven con el VIH, a las poblaciones clave en general y a otras comunidades marginadas, violan los derechos humanos e impiden el acceso a la prevención, las pruebas, el tratamiento y la atención del VIH.

Hay una necesidad urgente de eliminar las leyes que infringen los derechos de las personas e introducir leyes que defiendan los derechos de todos. El camino hacia el fin del SIDA es un camino de derechos.

Las desigualdades estructurales son un obstáculo para la lucha contra el SIDA

ONUSIDA cree que el mundo no está en vías de acabar con el sida para 2030, no por falta de conocimientos, capacidad o capacidad, sino por las desigualdades estructurales que se interponen en el camino.

Del mismo modo, la discriminación contra los migrantes, las personas que viven con el VIH y otras poblaciones excluidas y estigmatizadas dificulta su acceso a las pruebas, el tratamiento y los servicios relacionados con el VIH.

Sin embargo, en medio de estos desafíos, la esperanza emerge de las comunidades resilientes que están en la primera línea de la lucha por los derechos. Martin Luther King Jr. dijo con razón: "El progreso social es el resultado de los esfuerzos incansables de personas dedicadas".

Son estas comunidades las que merecen nuestro apoyo inquebrantable en la defensa y promoción de los derechos humanos. En África occidental y central, gracias a los esfuerzos coordinados de nuestros diversos países a través del programa Educación Plus, se ha producido un aumento significativo de la matrícula de las niñas. Un paso adelante en la educación que es también garantía de su bienestar y salud en general. Las niñas bien educadas podrán tomar las decisiones correctas para protegerse contra el SIDA. El último Informe Mundial sobre el Sida, publicado el año pasado, muestra que en África occidental y central, las nuevas infecciones disminuyeron un 49% entre 2010 y 2022 y, al mismo tiempo, la cobertura del tratamiento antirretrovírico entre los adultos está aumentando considerablemente.

A pesar de estos avances, siguen existiendo grandes desafíos en términos de disparidades regionales y de género, en particular en el acceso al tratamiento y la cobertura del tratamiento para los niños seropositivos.

En 2022, las adolescentes y las mujeres de entre 15 y 49 años representaron el 43% de las nuevas infecciones por el VIH en nuestra región. Una de las razones de esta alarmante estadística es que, en algunos países, las mujeres siguen enfrentándose a barreras legales y sociales, incluidas las restricciones de la edad de consentimiento, que les impiden acceder a los servicios esenciales de VIH y a las pruebas.

Estas barreras no solo limitan su capacidad para acceder a la atención médica esencial, sino que también obstaculizan los esfuerzos para abordar la violencia sexual, el estigma y la discriminación. Es fundamental que derribemos estas barreras para garantizar que todas las personas tengan acceso sin restricciones a la atención que necesitan para mantenerse sanas y seguras.

Los países que logran combatir la epidemia del SIDA son aquellos que derogan leyes y políticas discriminatorias, amplían los derechos humanos y amplifican las voces de las comunidades marginadas. Los intentos de abordar los problemas de derechos humanos en la región se abordaron desde diferentes perspectivas y enfoques. Sin embargo, es preocupante observar una tendencia hacia el aumento de las medidas jurídicas en algunos países, lo que puede exacerbar involuntariamente las vulnerabilidades de las comunidades marginadas. El riesgo es perpetuar la discriminación y socavar los esfuerzos colectivos para fomentar sociedades inclusivas y equitativas. Es esencial que todas las partes interesadas entablen un diálogo constructivo y realicen esfuerzos de colaboración para garantizar el respeto de los derechos humanos de todas las personas, independientemente de su origen o identidad.

De hecho, los ataques a los derechos humanos son una amenaza para la libertad, la democracia y afectan a la salud. El estigma y la discriminación obstaculizan los esfuerzos de prevención y tratamiento del VIH, lo que frena el progreso hacia la erradicación del sida para 2030.

Proteger los derechos de todas las personas no es un favor, sino una necesidad para proteger la salud pública y poner fin al sida y fomentar sociedades inclusivas para todos en África occidental y central. Así que unámonos para asegurarnos de que nadie se quede atrás en nuestra búsqueda de un futuro más saludable y justo. Defender los derechos de todos es responsabilidad de todos. ¡Todo el mundo puede poner de su parte para acabar con la discriminación! Sólo protegiendo los derechos de todos podremos proteger la salud de todos. ¡Así que pidamos todos juntos el respeto de los derechos humanos en todo el mundo!

Texto: Clemente Ela Ondo Onguene (DGPEPWIG)
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial

Aviso: La reproducción total o parcial de este artículo o de las imágenes que lo acompañen debe hacerse, siempre y en todo lugar, con la mención de la fuente de origen de la misma (Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial).