Guinea Ecuatorial Press quiere enviarle la actualidad informativa en su dispositivo

No gracias
Aceptar
lun. 24 junio, 14:34
Español
Español
Inglés
Francés
Portugués

La producción farmacéutica local es esencial para la salud global

mayo 29, 2024
Noticias

Así lo ha manifestado Winnie Byanyima, Directora Ejecutiva de ONUSIDA, aseverando que cuando la pandemia de COVID-19 alcanzó su punto máximo, la población de América Latina y el Sur Global tuvo dificultades a diferencia los países del norte. Las compañías farmacéuticas propietarias de las vacunas no las producían en cantidades necesarias para todo el mundo. A continuación, reproducimos las palabras de la directora ejecutiva.

Poblaciones enteras en América Latina y el Sur Global han sido relegadas al final de la fila. Peor aún, las empresas han rechazado solicitudes para compartir tecnología que habría permitido a los países del sur producir sus propias vacunas.

Los daños mortales causados ​​por la retención de tecnología que salva vidas han provocado al menos una muerte por cada 24 segundos en 2021. Esto estuvo lejos de ser imprevisto. Al contrario, era completamente predecible, en el sentido de que era una repetición de las injusticias que ya habíamos visto durante la pandemia del SIDA.

A finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, se estima que 12 millones de personas en el sur murieron porque los medicamentos que salvan vidas y controlan la infección por VIH no estaban disponibles o eran completamente inaccesibles para ellas.

Después de lo que nos han enseñado las pandemias del SIDA y la COVID-19, el mundo no puede permitirse el lujo de repetir el mismo error nuevamente. Sin embargo, a menos que los líderes cambien la forma en que se producen y distribuyen los productos sanitarios, esto es lo que sucederá.

Existe la certeza de que habrá otras pandemias. No sabemos cuándo vendrán exactamente, pero podrían estar a la vuelta de la esquina.

Y nuestro mundo cada vez más interconectado es aún más vulnerable a las pandemias debido a las marcadas desigualdades. Cuando se permite que los agentes infecciosos proliferen en diferentes partes del mundo, el resultado suele ser variantes aún más peligrosas que intensifican y prolongan las pandemias.

Los líderes mundiales deben actuar rápidamente para arreglar el sistema profundamente ineficaz e injusto que subyace al desarrollo y despliegue de nuevos medicamentos, vacunas y otras tecnologías sanitarias necesarias para combatir las enfermedades desatendidas y las pandemias de hoy y de mañana.

Afortunadamente, Brasil, como presidente del G-20 en 2024, está liderando una iniciativa para hacer precisamente eso. El gobierno brasileño pide la creación de una alianza que ayude al mundo a implementar una forma mejor y más justa de desarrollar y producir tecnologías sanitarias como vacunas y medicamentos.

Esta alianza facilitaría el establecimiento de una red diversa de productores de tecnología sanitaria locales y regionales para garantizar un suministro adecuado para todos, en todas partes, rompiendo la escasez y la desigualdad que han obstaculizado las respuestas anteriores a las pandemias globales.

Me complace ir a Salvador, Brasil, en la primera semana de junio, para asistir a la reunión del Grupo de Trabajo de Salud del G-20, y apoyar los esfuerzos del Presidente Lula por iniciar este noble esfuerzo. Como Directora Ejecutiva del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA), asistiré a una reunión de gobiernos del G-20 para discutir la alianza propuesta. Desde la perspectiva de Naciones Unidas, entendemos que es fundamental que exista un esfuerzo coordinado para fortalecer la producción farmacéutica local y regional para que el mundo gane la lucha contra las pandemias.

La respuesta al sida se beneficiaría enormemente de esta iniciativa. Es urgente diversificar la producción de productos sanitarios para diagnosticar, prevenir y tratar el VIH (y sus coinfecciones y comorbilidades asociadas). El VIH es una importante preocupación pública en muchos países de ingresos bajos y medianos. Permitir que las personas de todo el mundo accedan a toda la gama de opciones de prevención y tratamiento del VIH, incluidas las últimas tecnologías de acción prolongada, es vital para garantizar el fin del sida como amenaza para la salud pública para 2030.

La alianza puede desempeñar un papel clave para lograr este objetivo de manera sostenible, al mismo tiempo que apoya el establecimiento de la capacidad de desarrollo y producción de medicamentos que se necesita para responder rápidamente a las próximas pandemias. Al garantizar la fabricación local en todo el mundo, los líderes globales pueden mitigar los riesgos de disrupción, aumentar la seguridad sanitaria y fortalecer la preparación global para una pandemia.

Brasil está estratégicamente posicionado para liderar este esfuerzo global porque ha estado apoyando a las personas que viven con el VIH durante décadas. La provisión universal pionera de medicamentos contra el VIH por parte del sur demuestra la eficacia de las políticas de salud inclusivas.

La experiencia brasileña también muestra cómo los beneficios de la producción farmacéutica local y regional van más allá de la salud pública. Como puede atestiguar el sector farmacéutico, el trabajo de la alianza estimularía el crecimiento económico y el avance tecnológico en los países participantes. Desarrollar capacidades de fabricación de productos locales.

Texto: Clemente Ela Ondo Onguene (DGPEPWI)
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial

Aviso: La reproducción total o parcial de este artículo o de las imágenes que lo acompañen debe hacerse, siempre y en todo lugar, con la mención de la fuente de origen de la misma (Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial).