Guinea Ecuatorial Press quiere enviarle la actualidad informativa en su dispositivo

No gracias
Aceptar
jue. 30 mayo, 11:41
Español
Español
Inglés
Francés
Portugués

Japón, campeona del mundo

julio 18, 2011
Noticias Deportes

El sueño que un día tuvieron nuestras chicas de la selección Nacional de Fútbol terminó anoche en Frankfurt con la victoria de las japonesas sobre las estadounidenses. Fue necesario llegar hasta la tanda de penaltis porque la prórroga terminó con un 2-2. La portera Ayumi Kaihori, con sus aciertos, dio el título a las chicas del país del sol naciente.

La gesta que anoche culminaron las niponas empezó a gestarse en el choque de cuartos de final, donde Japón dio la campanada al dejar fuera de liza a la anfitriona Alemania. En aquel encuentro las jugadoras alemanas dominaron el partido y tuvieron las mejores ocasiones, pero fueron incapaces de perforar la portería nipona. Y sería esta selección quien se llevó el gato al agua. Fue ahí donde cogieron la marcha imparable que las llevó hasta el campeonato que consiguieron al filo de la media noche de ayer.

Anoche, el estadio de Fránkfurt fue un escenario mágico que albergó una fabulosa ceremonia de clausura en medio de las notas de la canción oficial de la competición, “Happiness”. En un alarde de fantasía, las bailarinas consiguieron formar un balón en el centro del campo del que salió Renate Lingor, ex jugadora alemana y campeona del mundo en 2007. Ella portaba en sus manos el preciado trofeo que unas horas más tarde iría a parar a las manos de las nuevas campeonas del mundo.

El partido arrancó con buenas pulsaciones para las norteamericanas porque, a los 25 segundos, tuvieron la primera gran ocasión de perforar la portería de Ayumi Kaihori

Se sucedían las ocasiones para las estadounidenses, que llevaban claramente la iniciativa. Abby Wambach y Carli Lloyd probaban su puntería con disparos desde fuera del área que no encontraron puerta. Y, Rapinoe, en el minuto 12, estrelló un balón en el  poste de la portería japonesa.

Hope Solo, la portera norteamericana, se las prometía felices porque apenas era acosado su arco. Por si fuera poco, Wambach había mandado un balón al larguero nipón con un remate desde el vértice izquierdo del área. También Cheney cabeceaba balones colgados al área, una estrategia muy usada por las americanas.

Tras el descanso, a Estados Unidos empezó a costarle más llegar al área rival, porque las japonesas tomaron el balón y achicaron el centro del campo. Pero su persistencia dio fruto: un pase largo de Rapinoe, desde tres cuartos de su propio campo, permitió a  Morgan pelear el balón y rematarlo al fondo de la red (0-1, minuto 69’).

Pero Japón equilibró la balanza en una descoordinación de la defensa americana, que no aciertan a controlar el balón y, Aya Piyama, no perdonó (1-1, minuto 81’). A partir de aquí el partido se abrió y se alternaron las ocasiones en ambas porterías, pero se llegó al tiempo reglamentario sin más goles.

Ya en la prórroga, en el minuto 104 de partido Wambach cabeceó al fondo de la red poniendo el 1-2 en el marcador.

En la segunda mitad de la prórroga, EEUU se defendió como pudo, pero tras el lanzamiento de un corner, la jugadora japonesa Sawa consiguió el empate (2-2, minuto 117). Este empate nipón quitó hierro a la expulsión de su jugadora Azusa Iwashimizu, que vio la roja al final de la prórroga. El partido se decidió en la tanda de penaltis, decantándose finalmente a favor de las niponas.

Hay que destacar el tercer puesto de Suecia que con su victoria ante Francia por 2-1, sella también un magnífico mundial. Fue emocionante ver a las hermanas gemelas Marie y Kristen Hammarstrom, de  29 años. La primera saltó al césped para marcar el gol de la victoria contra Francia, y la segunda lloró de alegría y de orgullo al verlo.

Las Bleues de Francia tuvieron que conformarse con el cuarto puesto en este Mundial de Alemania 2011. Antes de cerrar esta crónica hay que recordar la buena impresión que han causado las nuestras en esta confrontación deportiva. A pesar de perder sus partidos ante selecciones de muchísimo peso, todo el mundo valora el coraje y lo difícil que se lo pusieron a sus rivales.

Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial