Deportes Nzalang y La Roja hicieron historia El resultado era lo de menos: lo importante era asistir al gran partido de la historia de Guinea Ecuatorial y así lo entendieron los más de 15.000 seguidores que abarrotaron el Nuevo Estadio de Malabo, y pudieron disfrutar con las genialidades de los jugadores españoles y el ardor que puso el Nzalang para enfrentarse a la selección campeona del mundo, que ganó sólo por un gol, con un resultado de 2-1, y terminó el partido pidiendo la hora.

17/11/2013

Desde varias horas antes del encuentro, las gradas, teñidas de rojo, no pararon de jalear y animar a las dos selecciones, que en esta ocasión eran contrincantes, pero en el corazón de los ecuatoguineanos tienen un lugar prioritario. Las estruendosas ovaciones se repitieron durante todo el partido y el público no dejó de animar al Nzalang, aunque también aplaudió las grandes jugadas de La Roja.

En lo estrictamente deportivo, el partido estuvo dominado por España, que impuso su superioridad, pero el Nzalang plantó cara dignamente y con un ardor encomiable le puso las cosas difíciles a toda una campeona del mundo. Aunque era un amistoso, los chicos del Nzalang salieron a por todas y dejaron claro que no se iban a dejar golear. 

De inicio el equipo nacional formó con Danilo, Bermúdez, Sipo, Mbele, Akapo, Juvenal (Belima, m. 88), Fidjeu (Valeriano, m. 61), Balboa (Bodipo, m. 86), Nsue, Ellong (Ferreira, m. 81), y Bolado (Diozier, m. 46); mientras que España lo hizo con Reina, Juanfran, Bartra, Iñigo Martínez (Sergio Ramos, m. 80), Alberto Moreno, Xabi Alonso (Busquets, m. 43), Koke (Iniesta, m. 57), Cazorla (Villa, m. 58), Navas (Pedro, m. 66), Negredo (Llorente, m. 46) y Mata.

El primer gol llegó en el minuto 13, al aprovechar Cazorla un fallo del guardameta Danilo y marcar a puerta vacía. Nzalang empató en el minuto 35 gracias a un magnífico cabezazo de Bermúdez, ante el que no pudo hacer nada Reina, y el tanto de la victoria de La Roja lo marcó Juanfran en el minuto 42, al aprovechar de nuevo un rechace de Danilo.

La segunda parte se desarrolló sin que se moviera el marcador, y Vicente del Bosque sacó a los pesos pesados de La Roja: Iniesta, Busquets, Villa, Llorente… para que consiguieran mantener la mínima ventaja con la que terminó el encuentro.

El final del partido fue de nuevo una fiesta, tanto en el campo, donde los jugadores se fundieron en abrazos y saludos, como en la grada, que despidió a todos los futbolistas de forma espectacular, cerrando un partido que ha sido histórico para el país, y que también ha servido para que la mejor selección del mundo, La Roja, se sienta más cerca de Guinea Ecuatorial y de su pueblo, para el que son su segunda selección.

Texto: Javier Hernández.
Fotos: Mansueto Loeri Bomohagasi y Clemente Ela Ondo Onguene (D. G. Base Internet).
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial.

Aviso: La reproducción total o parcial de este artículo o de las imágenes que lo acompañen debe hacerse, siempre y en todo lugar, con la mención de la fuente de origen de la misma (Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial).