Gobierno La COVID-19 provoca interrupciones en los servicios de protección de la infancia Según un estudio realizado por UNICEF, de los 136 países que respondieron al estudio sobre las repercusiones socioeconómicas de la respuesta a la COVID-19, 104 países notificaron una interrupción de los servicios relacionados con la violencia contra los niños. Los servicios de prevención y respuesta a la violencia han resultado gravemente interrumpidos durante la pandemia, lo cual ha incrementado el riesgo de que los niños sufran actos de violencia, explotación y abuso.

22/08/2020

Alrededor de dos terceras partes de los países (incluidos Sudáfrica, Malasia, Nigeria y Pakistán) informaron de que al menos un servicio había resultado gravemente afectado. En Asia Meridional, en Europa Oriental y Asia Central se registra la mayor proporción de países que denunciaron interrupciones en la disponibilidad de los servicios. “Solo estamos empezando a ser realmente conscientes del daño que están sufriendo los niños, que se han visto más expuestos a la violencia durante los aislamientos debidos a la pandemia”, aseguró Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF.

-“El cierre de las escuelas y las restricciones a los desplazamientos han obligado a algunos niños a quedarse encerrados en casa con sus agresores, cuyo nivel de estrés no dejaba de aumentar. La consecuente repercusión sobre los servicios de protección y los trabajadores sociales hace que los niños no tengan a quién acudir para pedir ayuda”, continuaba.

A medida que los países adoptaban medidas de prevención y control para contener la COVID-19, muchos servicios se interrumpían, siendo más de la mitad de los países los que notificaron interrupciones en la gestión de los casos, servicios de remisión, así como las visitas de los trabajadores sociales y de los encargados del bienestar de la infancia.

Antes de la pandemia, la exposición de los niños a la violencia era muy generalizada; cerca de tres de cada cuatro niños de entre 2 y 4 años eran sometidos a distintas formas de disciplina violenta; y una de cada tres niñas adolescentes de entre 15 y 19 años había sufrido abusos por parte de su compañero sentimental en algún momento de su vida.

En respuesta, UNICEF está ayudando a los Gobiernos y a las organizaciones asociadas a mantener y adaptar servicios fundamentales de prevención y respuesta para los niños afectados por la violencia durante la COVID-19.

Para contratar y capacitar a trabajadores sociales suplementarios para la línea telefónica directa 1098. “Los sistemas de protección de la infancia ya estaban teniendo dificultades para prevenir y responder a la violencia contra los niños, pero la actual pandemia mundial ha agravado el problema y ha interrumpido la labor de quienes debían proteger a los niños que están en peligro”, añadió Fore.

-“Demasiados niños dependen de los sistemas de protección de la infancia para estar a salvo. En momentos de crisis, los gobiernos deben tomar medidas inmediatas y a largo plazo que protejan a los niños de la violencia. Por ejemplo, deberían reconocer a los trabajadores de los servicios sociales como trabajadores esenciales e invertir en este colectivo; fortalecer las líneas telefónicas directas; así como facilitar la disponibilidad de los recursos de crianza positiva”.

Los datos presentados derivan de la encuesta realizada por UNICEF sobre el impacto socioeconómico en respuesta a la COVID-19.

Texto: Clemente Ela Ondo Onguene (DGPWIGE)
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial

Aviso: La reproducción total o parcial de este artículo o de las imágenes que lo acompañen debe hacerse, siempre y en todo lugar, con la mención de la fuente de origen de la misma (Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial).