Noticias Cinco millones de niños siguen necesitando ayuda humanitaria en el Sahel El número de ataques contra niños aumentará en Burkina Faso, Malí y Níger, según el UNICEF. Esta información ha sido revelada el martes 28 de enero por la institución.

29/01/2020

Casi 5 millones de niños en Burkina Faso, Malí y Níger necesitarán asistencia humanitaria en el año 2020, un aumento en comparación con los 4,3 millones de niños necesitados en el año anterior. Esta estimación está vinculada a un brote de violencia, ataques contra niños y civiles, secuestros y el reclutamiento infantil para grupos armados.

-“Cuando se observa la situación en el Sahel central, no puede evitar sentirse impresionado por el alcance de la violencia que enfrentan los niños. Son asesinados, mutilados y abusados sexualmente, y cientos de miles de ellos han tenido experiencias traumáticas", ha dicho Marie-Pierre Poirier, Directora Regional de UNICEF para África Occidental y Central. Los ataques contra niños han alcanzado su punto máximo en el último año, por ejemplo en Malí, donde se registraron 571 violaciones graves contra niños en los primeros tres trimestres de 2019, en comparación con 544 en 2018 y 386 en 2017.

Desde principios de 2019, más de 670.000 niños en la región se han visto obligados a huir de sus hogares debido a conflictos e inseguridad. "Los niños afectados por la violencia en el Sahel central necesitan urgentemente protección y apoyo", agregó Poirier.

-"UNICEF hace un llamamiento a los gobiernos, las fuerzas armadas, los grupos armados no estatales y otras partes en conflicto para que pongan fin a los ataques contra los niños (en sus hogares, escuelas y centros de salud). UNICEF pide un acceso seguro a todos los niños afectados, de conformidad con los principios humanitarios. Instamos a todas las partes a proteger y facilitar el acceso a los servicios sociales. Esta es una base para la cohesión social y ayuda a prevenir conflictos”.

El aumento de la violencia también está teniendo consecuencias devastadoras para el aprendizaje de los niños. A finales del año 2019, más de 3.300 escuelas en los tres países estaban cerradas o no operaban debido a la violencia, un aumento de seis veces desde abril de 2017, que afectaba a 650.000 niños y 16.000 maestros.

La inseguridad y el desplazamiento crean barreras importantes para que los niños y las familias tengan acceso a servicios esenciales, alimentos e insumos nutricionales, lo que puede dañar la salud y el estado nutricional de los niños. UNICEF estima que este año más de 709.000 niños menores de 5 años sufrirán desnutrición aguda severa y necesitarán un tratamiento que les salve la vida en la región central del Sahel.

Al mismo tiempo, se reduce el acceso de las familias al agua potable. Solo en Burkina Faso, el acceso al agua potable disminuyó en un 10 % entre 2018 y 2019, en áreas donde los desplazados internos representan más de una quinta parte de la población. Algunas áreas han experimentado una reducción en el acceso de hasta el 40 %.

UNICEF se encuentra en Burkina Faso, Malí y Níger, trabajando con socios para brindar a los niños el apoyo y los servicios que necesitan con urgencia, en protección, educación, salud y nutrición, agua y saneamiento. La Agencia de las Naciones Unidas para la Infancia solicitó 208 millones de dólares para apoyar su respuesta humanitaria en la región central del Sahel en este año 2020.

Texto: Clemente Ela Ondo Onguene (DGPWIGE)
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial 

Aviso: La reproducción total o parcial de este artículo o de las imágenes que lo acompañen debe hacerse, siempre y en todo lugar, con la mención de la fuente de origen de la misma (Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial).