Gobierno El Ministro de Exteriores pronuncia un discurso ante la Asamblea General de la ONU El Ministro de Asuntos Exteriores, Simeón Oyono Esono, ha intervenido en la sesión de la Asamblea General de la ONU, para transmitir en primer lugar los saludos de paz y hermandad enviados por el Jefe de Estado de la República de Guinea Ecuatorial, S. E. Obiang Nguema Mbasogo.

30/09/2019

Cada mes de septiembre se celebra una sesión de la Asamblea General con la intención de debatir y buscar soluciones a los principales problemas y desafíos que afectan al mundo. Después de asistir a las diferentes reuniones en el marco del 74º período ordinario de sesiones, y haber participado en todos los debates, el ministro ecuatoguineano ha pronunciado un discurso el 27 de septiembre para presentar al mundo la postura de la República de Guinea Ecuatorial sobre los diferentes desafíos que se presentan en la actualidad.

En este sentido y siguiendo el protocolo establecido, Oyono Esono ha tomado la palabra transmitiendo en primer lugar los saludos de paz y hermandad enviados por S. E. Obiang Nguema Mbasogo y, tras haber felicitado al nuevo Presidente de la Asamblea General, Tijiani Muhammad Bande, por su elección para dirigir los trabajos del 74º período de sesiones, y a la anterior Presidenta, María Fernanda Espinosa, por el trabajo realizado, ha destacado que los problemas que afectan negativamente la convivencia y existencia humana tienen al mismo ser humano como autor y origen.

-“Es, por lo tanto, imperativo que entre todos reforcemos y hagamos más eficaz la labor de esta gran organización, ya que, hasta la fecha, con sus limitaciones, ha demostrado ser el instrumento más valioso en la búsqueda de soluciones a los importantes desafíos de la humanidad”, ha declarado Oyono Esono, y además ha lamentado que, desde la creación de las Naciones Unidas, no ha habido un solo día que no se hayan producido víctimas humanas como consecuencia de los conflictos armados de distinta índole que afectan al mundo; empezando con el hecho de que la misma ONU nace de los escombros de uno de los conflictos armados más sangrientos de la historia, la Segunda Guerra Mundial, “que ya de por sí debió servirnos de ejemplo y aviso de cual destructora puede llegar a ser la acción malévola del ser humano”.

Por otra parte, Simeón Oyono ha dejado claro que, para una mayor eficacia en el funcionamiento de las Naciones Unidas, la organización debe reformarse para garantizar su propia subsistencia como una entidad de utilidad y de beneficio para la humanidad, que debe tener como fin último aumentar mediante sustanciales cambios institucionales inaplazables, su legitimidad, eficacia y aceptación. Sobre este particular se ha referido a la estancada reforma del Consejo de Seguridad, situación que, si se llegara a solucionar, haciendo caso a las voces que se quejan del esquema tradicional y ya obsoleto, eso ayudaría a que la ONU sea más representativa y que, de una vez por todas, se repare la injusticia histórica de privar al continente africano de todos los privilegios y voz permanente que lleva ser miembro de este alto órgano.

Siguiendo en la misma línea, el ministro ha dejado claro que los países africanos continuarán con la lucha hasta que se haga justicia, basados en el consenso de Ezulwini y la Declaración de Sirte de la Unión Africana, que abarcan y recogen con justicia todas las legítimas aspiraciones del continente.

En cuanto a las operaciones de mantenimiento de la paz, Oyono Esono ha señalado que estas deben gozar del fuerte respaldo y apoyo de los diversos estamentos y socios de las Naciones Unidas, y para ello es importante motivar a los países anfitriones y a los países contribuyentes de tropas, contingentes y fondos: “Se debe aprender y aprovechar plenamente de las ventajas que otorga el conocimiento de los entornos que atesoran las organizaciones regionales y subregionales y forjar alianzas más estrechas y de mayor confianza”.

Respaldado por los aplausos de la delegación de Guinea Ecuatorial presente en la sala, el jefe de la diplomacia ecuatoguineana también ha lamentado que, a pesar de que la República de Guinea Ecuatorial es gran amante de la paz, sin embargo, nuestro país sigue siendo blanco de amenazas y tentativas de desestabilización que no tienen otro objetivo que derrocar a las autoridades legítimas para apoderarse de los recursos naturales y riquezas que únicamente pertenecen al pueblo de Guinea Ecuatorial: “No es la primera vez que llamamos la atención de esta augusta asamblea de los peligros y riegos que supondrían desestabilizar Guinea Ecuatorial y las nefastas consecuencias que podría tener toda una región”.

Antes de terminar su discurso, Oyono Esono se ha referido al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, destacando que el paso de Guinea Ecuatorial por este órgano de decisiones le ha otorgado una inmejorable oportunidad para mostrar al mundo que la confianza depositada en nuestro país le ha permitido mostrar lo mejor de sí, y el país ha tratado de servir a los objetivos que persigue el Consejo de Seguridad, que es la defensa de la paz y seguridad internacionales.

Texto y fotos: José Enzeñ Obiang (Agregaduría de Prensa en la Embajada de Guinea Ecuatorial en la ONU)
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial

Aviso: La reproducción total o parcial de este artículo o de las imágenes que lo acompañen debe hacerse, siempre y en todo lugar, con la mención de la fuente de origen de la misma (Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial).